¿Es China un País Comunista?

Cada vez que en los periódicos o en las noticias se habla de China, aparecen los derechos humanos y el comunismo. Que la derecha económica y política lo haga, lo cual incluye a los demócratas cristianos y ahora a la nueva derecha formada por el PPD y el PS, es algo normal, luego en los comentarios de los blogueros aparecen las opiniones de aquellos que no tienen la menor idea de lo que pasa por esas tierras y aprovechan de sacar un anticomunismo trasnochado y sin fundamentos, estos últimos pertenecen al lumpen político que gusta de opinar de todo aquello, incluso de lo que desconocen y se apoyan en sus comentarios en base a las opiniones del duopolio periodístico y de los comentaristas reaccionarios de la TV.

La Gran Muralla
Sin embargo el desconocimiento de lo que sucede en esa parte del mundo también se extiende a políticos, que por su educación, deberían medirse en sus comentarios. Un par de ejemplos probablemente ayudaran a clarificar mis ideas al respecto, Antonio Leal afirmaba el otro día que “A China va la UDI, la Democracia Cristiana, Renovación Nacional y toda la Concertación, pero resulta que allá también hay régimen comunista”.

El compañero José Cademartori en un articulo publicado en Punto Final en la edición 177 de noviembre del 2010 dice que:” he seguido lo que pasa en China y he escrito algo sobre eso. Y aunque no se diga, en América Latina comienza a pensarse así y a seguirse ese camino, aunque no quieran verlo los regímenes que son calificados como más extremistas, Venezuela y Bolivia. Hay un entrelazamiento entre los dos sistemas”. Se refiere al sistema mixto socialismo-capitalismo de China y lo compara con los procesos revolucionarios actuales de de América Latina. Es en este punto donde se tiene la impresión general de que China es un país comunista, o socialista si se quiere ser más exacto y es en este punto en el cual modestamente difiero.

Desde estudiante del Pedagógico que he venido siguiendo el proceso revolucionario de China, su revolución cultural, difícil de entender y su conversión al sistema que posee actualmente. La primera interrogante es como China, siendo un país campesino tan diverso y amplio, con una cultura milenaria que aun sigue influyendo a sus habitantes pudo, a la cabeza de Mao, realizar una revolución de esa envergadura. Creo que la respuesta y la causa de este movimiento se halla en la invasión japonesa entre los años de 1930 y 1940, las atrocidades cometidas por el imperio japonés a manos de su ejército dejo a un pueblo totalmente abandonado por sus autoridades y el único lado en que pudiera haber una solución y donde encontraron apoyo se hallaba en el lado de Mao y su partido Comunista. Ahí esta gran parte de la victoria de la revolución. En 1949 Mao proclamo el nacimiento de la República Popular de China en Tiananmem y asevero que China se había levantado. Entre sus objetivos se encontraban el acabar con la interferencia imperialista de Japón en la vida interna del país (lo que fue logrado en ese instante) y superar sus debilidades económicas en relación al mundo desarrollado (algo nunca alcanzado durante el periodo revolucionario). Para lograr el segundo objetivo lanzo el programa llamado “El gran salto adelante” para lograr la industrialización del país, desoyendo los consejos de los expertos soviéticos, para lograra su objetivo, tuvo que recurrir al único medio que tenía a su alcance y ese se encontraba en el campo, para lograr dicho objetivo promovió la colectivización del campo y recolectó todos los productos cosechados para invertirlos en la industrialización del país, esta política condujo a la muerte de hambre a un total de 30 millones de campesinos. Obviamente las críticas del partido por tales acciones fueron desbastadoras y como una forma de venganza en contra del partido Mao lanzo su revolución cultural. Este movimiento que duro alrededor de 10 años destruyo completamente al partido y sus líderes los que fueron encarcelados y obligados a dimitir dejando un partido acéfalo y sin sus horizontes naturales. Después de la muerte de Mao, Den Xiaoping se comprometió en 1978 a reformar y a recuperar el país de los destrozos causados por la revolución cultural. A partir de estos cambios, hacia los finales de 1980 el aun partido gobernante todavía llamado Partido Comunista empezó a abrazar el nacionalismo dejando atrás al comunismo que ya había empezado a colapsar en Rusia. En base a este nuevo nacionalismo empezaron a aceptar inversiones y otras formas de ayuda de parte de los 55 millones de chinos que viven afuera, particularmente de aquellos que estaban viviendo en Hong Kong y en el Sudeste asiático y empezaron lentamente a abrir sus puertas para el comercio internacional y a recibir inversiones del mundo capitalista en tanto que dichos acuerdos fueran benéficos para ambas partes. China tiene un gran capital que no está disponible para la mayoría de las naciones desarrolladas y esta es la gran cantidad de nacionales que viven fuera del territorio la cual se abrió cuando el gobierno cambio el comunismo por el nacionalismo. El día de hoy el Partido Comunista, la organización más grande del país no tiene mucha legitimidad a los ojos del pueblo, pero sí la tiene a los ojos de los derechistas alrededor del mundo con el objetivo de continuar con el desprestigio de cualquiera organización que busca el bienestar de la gente y la modificación o eliminación de capitalismo salvaje que azota a toda Latinoamérica. El cambio de comunismo a nacionalismo ha ayudado a mantener la unidad dando energía emocional y estabilidad económica bajo la presión del cambio económico. La república Popular de China orgullosamente solía referirse a sí misma como la China Comunista o República Popular de China, hoy en día todo eso ha cambiado y nuevamente se hace llamar solamente República de China, el término Popular desapareció ya hace mucho tiempo y ya nadie habla de comunismo.

Como una observación final hay que hacer notar que gran parte de la alianza entre los autócratas de China y sus inversionistas extranjeros se debe a que ambos odian los sindicatos y a cualquier movimiento por el derecho de sus trabajadores, sean las razones que sean, cualquier parecido con la vida real en el paisito es pura coincidencia. China posee la selección más grande de reservas extranjeras después de Japón y es de alrededor de 130 mil millones de dólares (130 billones de dólares si usamos la terminología gringa) la cual excede su deuda externa. Sin embargo la mayor debilidad estructural es su sistema bancario debido que alrededor de un 20% del dbito nacional no se han pagado ya que los que consiguieron dichos préstamos son las industrias de la época de Mao las cuales eran totalmente ineficientes. En suma a todo esto, para mantener la seguridad nacional y avanzar en sus intereses económicos, el PC Chino usa enfáticamente su nombre de partido comunista para parecer de que son víctimas del imperialismo con el fin de justificar su nacionalismo. (Algo así como el Partido Socialista Chileno usa el nombre de Allende para tratar de engañar a la verdadera izquierda).

Dadas así las cosas, China está muy lejos de ser un país comunista y ahora no es más que un régimen semi dictatorial o dictatorial nacionalista como cada uno desee llamarlo, muy alejado por tradición a lo que se llama democracia occidental al estilo gringo y ya es tiempo en que la gente genuinamente de izquierda empiece a cambiar su lenguaje (por supuesto solo me refiero al compañero Cademartori).

Diego E. Barahona Peña
www.elinconforme.com
Vancouver, Canada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *