Los Caminos de la Vida

“Recuerdo a un Diego de los años 60 en el sur de Chile, Purranque
organizando a los compañeros del partido o de la izquierda.
Fue un verano distinto en el sur de Chile.” —
María Delfina

Richmond, 2009.
El año 1964 había sido un muy duro, estaba cursando el tercer año en el Pedagógico de la Universidad de Chile. Durante el período eleccionario habíamos estado trabajando para la campaña presidencial los fines de semanas salíamos en caravanas a las distintas poblaciones de Santiago y pueblos aledaños a hacer puerta a puerta para Salvador Allende.
Ese año también cumplí mis 21 y pasé a ser mayor de edad, al día siguiente me inscribí en los registros electorales. El 4 de Septiembre experimentamos una gran frustración, la Patria Joven y la derecha nos habían derrotado. El seis de ese mes nos fuimos a Pichidangui a pasar el sabor amargo, teníamos seis años por delante y sabíamos que la próxima vez estaríamos más cerca. Una semana de descanso y volver a los libros, los exámenes se nos venían encima y no podíamos darnos el lujo de dejar un ramo pendiente. Continue reading

México en mi corazón

 

.

Fue por allá por el año de 1972, más precisamente el 3 de Enero, cuando vi un aviso en el fichero del Departamento de Matemáticas de la UTE (Universidad Técnica de Estado, actualmente Universidad de Santiago), ofreciendo diversas becas de estudios a desarrollar en Argentina, Brasil y México. Había terminado mis estudios de una maestría y decidí, luego de conversarlo con mi compañera, ver la posibilidad de postular a México, país por el cual siempre sentí una gran curiosidad, quizás por la lejanía, por sus películas que acostumbraba a ver desde pequeño con mis padres en el Cine Franklin, o por lo poco que sabia acerca de la invasión francesa, que siempre me llamo la atención, o por su revolución de principios de siglo. Continue reading

Pedofilos civiles

Tuve una infancia como la de cualquier chico en aquellos años, sin televisión y donde la radio era lo único que se escuchaba y que a veces nos tocaba  a nosotros en los programas como el del  “Tío Alejandro” de Alejandro Mitchell Talento el que  más adelante fue conducido por Rene Largo Farías, amigo muy querido allá en México en los 70. Y los días pasaban lentamente durante el año escolar y muy rápidamente en las vacaciones.

Por allá cuando tenía como  nueve apareció en escena un individuo bastante mayor que yo, diría que más de 10 años de diferencia, supongo que ni siquiera era un adolescente, pasados los veinte y se llamaba Arturo, vivía en la última casa de la población en  Roberto Espinoza y Biobío. Era un tipo completamente atípico y estudiaba en un Instituto Comercial por allá por la Alameda, aunque no estoy seguro creo que el comercial se llamaba Manuel Rodríguez. Era un hombre bastante extraño, fanático con el orden y cuidado  que tenía en sus libros, revistas y juegos de salón, era minucioso y hasta podría decir que enfermizo,  guardaba sus libros y revistas desde el primer número que compro hasta el más reciente y parecían nuevos, tenía una colección de juegos y un tren eléctrico así como varias revistas con modelos de cartón para armar aviones, me vendió unos cuantos de ellos, todos los días se afeitaba en las noches para no perder tiempo en las mañanas y se juntaba solo con chicos como yo que no llegábamos a la pubertad, además admirador de los nazis y de Hitler.

Al principio mis conocimientos acerca de la segunda guerra mundial no llegaba a las raíces del conflicto más allá de las películas gringas e ignoraba todo acerca del genocidio con judíos, gitanos, comunistas y discapacitados y empezó a vendernos la pomada que formáramos un club de juegos donde podíamos usar sus juegos que guardaba en sus cajones, tiempo después me conto que los grupos de los cuales el formaba parte (grupos nazis) se agrupaban entorno a los clubes de juegos. A mí me pareció interesante la idea y fuimos haciéndonos más amigos, en vacaciones yo lo visitaba todos los días y en el periodo escolar en las tardes, su casa paso a ser algo natural, siempre dentro de su cuarto que era la pieza más chica de la casa, la cual era igual a la nuestra. Mi padre lo miraba con desconfianza y empezó a creer que tenía malas costumbres e intenciones, yo lo defendía porque no veía nada malo en sus actos pero el viejo de alguna manera me recomendaba que anduviera con cuidado. Arturo  Menanteau nos contaba historias interesantes como que había ido a Valparaíso y que en la noche lo fueron a buscar y lo llevaron a un submarino, no hablaba de donde eran pero todo suponía que pertenecían a los alemanes nazis que andaban prófugos, afirmaba que el jefe (Hitler al que tampoco nunca nombró) estaba vivo y esperando el momento para aparecer de nuevo y que el sucesor iba a ser un chileno de descendencia alemana, todo esto construía un halo de misterio en nuestras relaciones, sabia explotar la mente de niño, todas sus historias estaban rodeadas de un misterio el que aceptábamos sin preguntas. Esa costumbre la he conservado hasta viejo,  cuando alguien cuenta algo lo acepto y no pregunto más detalles y trato que el tiempo me los aclare.

Con este individuo hubo otras situaciones hasta que llegó un momento de ruptura, alrededor de tres son los hechos que se concatenaron para cortar relaciones y empezar a dudar seriamente de las intenciones de Arturo Menanteau Cavada, el primero fue cuando tenía alrededor de 9 años, un día de semana fuimos a ver unas películas al teatro Prat en San Diego con Franklin, el teatro del barrio, cuando salimos me dijo que yo era homosexual, su afirmación me golpeó fuertemente pues yo  a esa edad estaba lejos de sentir atracción hacia el sexo opuesto y mucho menos a los muchachos,  la cuestión sexual no era algo que nos preocupaba y estábamos lejos de llegar a la adolescencia, en aquellos años la educación sexual era nula y todo se aprendía en la calle con los amigos más despiertos o mayores, además que nunca he sentido atracción por un hombre, mis amigos de esa época eran como los de cualquier chico de barrio, una especie del club de Toby, y estábamos alejados de todo lo que era fiestas y nuestra convivencia con las muchachas eran solo de amigos con diferentes juegos y convivíamos sin ningún tipo de acosos, a mi casa iban las amigas de mi hermana y nunca a esa edad sentí atracción por ninguna de ellas, en todo caso este hombrecito que se las daba de muy culto me lo tiro a la cara de repente y nunca más volvió a tocar el tema, pero mi relación con el empezó a cambiar y a tomar un camino divergente y sentí que algo había roto la amistad que tenía, me sentía herido  en mi condición de muchacho, probablemente su inmadurez intelectual no le permitió ver con claridad su actuación.

El segundo episodio fue posterior, un día llego mi hermana a la casa y comento lo que la hermana de Arturo  había escuchado en su casa  (se refería a un amigo común cuyo nombre era Pato) y en ella decía que su hermano le tenía pena porque no tenía mama, yo inocentemente y por solidaridad infantil y porque no encontré nada malo en dicho comentario pues venia de un hogar donde ese problema no existía se lo comenté a mi amigo el cual se lo saco en cara, uno o dos días después llego a mi casa en bicicleta, se veía muy enojado y me llevo al Parque Cousiño por el lado de Baeucheff y me puso un cuchillo en mi garganta y me dijo que de donde había sacado ese comentario, con el tiempo pienso que aquella vez fue la primera vez que no respondí como soplón o rata y no le di ninguna información por no perjudicar a mi hermana y su amiga, sencillamente me calle, y en ese momento las relaciones se volvieron un poco más áridas y me pidió algunos libros que me había prestado. En ese tiempo empezó a pasarme revistas de educación sexual donde en la parte final venían cartas al director y las respuestas, me acuerdo vagamente de las revistas aquellas, que eran para mayores de 18 años, siempre tocaban el tema de la sexualidad y la masturbación que le llamaban la autocomplacencia.  En otra oportunidad me explicó como dos hombres tenían relaciones sexuales y la verdad es que me impresiono muy negativamente y me dio mucho asco  y entonces trato de minimizar y terminar la conversación. Pero la última vez,  cuando tenía alrededor de 12 años, el seguía con la cuestión de los alemanes sin cambiar el disco y por allá por el 55 un día me dijo que estaban probando un arma nueva para el regreso de los alemanes y que necesitaba semen para desarrollarla y me paso un frasco para que se lo devolviera, yo todavía no había alcanzado la adolescencia pero pensé que habíamos llegado a un camino sin   salida ni retorno, no me gusto en absoluto su pedido y poco tiempo después no recuerdo ni siquiera la razón nos disgustamos y deje de saludarlo las veces que nos cruzamos en la calle. Ahí termino toda relación y ya maduro pienso que Arturo Menanteau no solo  es  nazi sino también pedófilo, mi vida siguió su cauce normal y me llego la pubertad y empezó una adolescencia normal sin interrupciones. Hace años buscando en las páginas blancas del teléfono encontré su nombre y dirección y un par de años después quise escribirle para que me aclarara tantos puntos oscuros pero su nombre había desaparecido del directorio, mi hermana aún mantiene amistad con su hermana y a diferencia del reaccionario nazi  pedófilo ella al parecer ha mantenido una posición progresista. El otro día por casualidad vi su página en Facebook y nunca la hubiera reconocido, la vida nos cambia  emocional  y físicamente   y los años de la niñez quedan en el recuerdo formando una huella indeleble. Finalmente el mes pasado estuve 6 semanas en Santiago finalizando algunos asuntos familiares y visitando amigos y el día antes de volver a mi casa en Vancouver, por esas casualidades de la vida poco antes  de abandonar el Persa Biobío se acercó a nosotros una pareja y ella me saludo muy amablemente, no sabía quién era, la vida nos cambia principalmente en nuestra presentación física y era la Hermana de Menanteau y no pude resistir la tentación de preguntarle por su hermano y supe que aun respira en algún lugar de Santiago, Le mande un recuerdo acerca que estaba escribiendo mis memorias y que le había dedicado un capítulo especial  a él, ellos recuerdos de esos tiempos volvieron a mi mente recordando lo que había escrito hace ya algunos años atrás y que por motivos familiares, cuando mi compañera se enfermó, tuve que interrumpir mis escritos por más de un año.

El tiempo ha pasado más rápidamente de lo que uno espera, sin embargo la primera vez que comente esto fue alrededor de 40 años más tarde y aun así fue difícil porque es algo, que aunque no hubo daño físico, si lo hubo interiormente, no se puede jugar con los niños y yo como profesor tengo bien clara la situación. No sé qué camino ha tomado este hombre, pero las malas costumbres no se curan de un día para otro, no sé si se habrá aprovechado de otros infantes, y no pondré las manos al fuego. Además la legislación chilena permite que los delitos caduquen. Aquí en Canadá estos no caducan y se pueden perseguir sin importar cuando sucedió.

Hoy día cuando la pedofilia asociada a las iglesias se han destapado es conveniente también  volver la mirada al mundo laico donde de seguro esto es cosa común, la pedofilia esta en los barrios y en los pueblos, en las poblaciones sin importar el estatus social y creo que  aunque sea tarde siempre es tiempo de hablar y contar lo que se ha callado como un modo de sanación para que por lo menos en el ocaso de mi vida pueda, si es posible, mirarlo a la cara y preguntarle qué era lo que buscaba.

Spinning Out

Yo sueño que estoy aquí
De estas prisiones cargado,
Y soñé que en otro estado
Más lisonjero me vi.
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
Una sombra, una ficción,
Y el mayor bien es pequeño:
Que toda la vida es sueño,
Y los sueños, sueños son.
(Calderón de la Barca)

 

Fue un poco extraño, inusual diría, estaba un poco soñoliento cansado y fue cerca de la medianoche cuando me sobresalte por unos golpes en la puerta, pensé que algún vecino quizás necesitaba algún tipo de ayuda. Cuando fui a ver quién era la vi mirándome como de costumbre, se veía cansada, antes de que pudiera reaccionar me dijo que estaba congelada y me dio su habitual beso, sus labios estaban fríos, la verdad no atine más que ofrecerle una taza de té y me prepare un café. Durante todo el tiempo desde que se marchó su figura y su recuerdo han llenado mis pensamientos. Me contó que estaba cansada y a pesar de que no hacia frio el día había estado con mucho viento por lo que como solía hacerlo antes prendí un poco la calefacción, 20 grados tiene que ser suficiente para temperar un poco el departamento pensé , mientras nos servíamos el café le tome sus manos y poco a poco se fueron entibiando, se las retuve y empezó a invadirme una sensación de tranquilidad a pesar de que me sentía un poco confundido, no le hice ninguna pregunta y empezó a conversar de su mama y a evocar recuerdos de niña, después empezó a recordar aquel trabajo en el Cementerio General, siempre pensé que dicho trabajo habían dejado una huella muy profunda en su visión de la vida. Cuando termino su café estaba más pensativa y yo recién empezaba con mi taza que se había ido enfriando muy rápidamente, no quise preguntarle nada, su presencia llenaba mis pensamientos. Prendí la tele y nos pusimos a ver una película, no pude concentrarme en ella, mis pensamientos me tenían confundido y sentía algo así como una baja súbita de presión y me vino una modorra, cansancio, y con la tranquilidad de que ella estaba nuevamente en casa me empezó a envolver algo como una nube de tranquilidad que no sentía desde hace más de un año cuando ella se marchó. Me fui a acostar y me dijo que, como siempre acostumbraba, iría más tarde cuando le bajara el sueño y se sintiera más cómoda. Tuve cuidado de ubicarme en la orilla de la cama para que cuando se decidiera dormir tuviera el espacio suficiente. Con solo saber que estaba nuevamente a mi lado tuve una noche tranquila.

En la mañana cuando desperté me moví con cuidado para no hacer bulla y me di cuenta que estaba solo en la cama, fui a la sala y encontré las dos tazas en el lavaplatos, una vacía y otra a medio llenar con café, la tele apagada, la puerta estaba cerrada y sin llave, pero no encontré rastros de ella más allá de la sensación de que conversamos y la tranquilidad de que había vuelto. Al final no estaba claro de su presencia. Poco a poco, a pesar de la memoria, su imagen se fue disolviendo como cuando uno atraviesa un lugar con una neblina espesa y traté de mantener su imagen pero desaparecían cuando creía que las tenía entre mis manos. La tristeza me invadió al no poder distinguir si realmente sucedió o no. La visita de anoche tiene las mismas características que me inundaron desde que se marchó ya que nunca perdí esperanzas que cualquier día volvería a casa y que todo seguiría girando como antaño, que continuaríamos en la misma pista por la misma ruta y con las mismas costumbres girando al mismo ritmo y rapidez y que al final volveríamos al punto de partida. Quizás en mi nuevo caminar el surrealismo este inundando una parte importante de mi mente porque es más fácil vivir de esta manera con la nostalgia y apoyarme en mis principios aunque algunas veces quisiera creer lo que mis sentidos me niegan.

Al final del camino sé que la muerte es para siempre pero seguiré esperando y quizás llegara el día en que esta vez sí sea real de que cuando abra la puerta sea ella la que estará esperando afuera y me diga “vamos viejo, es hora de partir” y será el instante en que tenga que salir, apagar la luz y cerrar la puerta.

Peña Blanca (White Rock) BC Canadá
Verano del 2018

PENTA y la Ley de Murphy

Dentro del ambiente científico mundial, y en especial en el de la ingeniería la ley de Murphy es citada y recordada muy a menudo. Cuando me refiero a la comunidad científica me refiero explícitamente a las ciencias exactas y a la diferentes ingenierías, no estoy tomando en cuenta aquellas que en Chile llaman Ingeniería Comercial porque estas junto a las ciencias administrativas pertenecen al campo de las Ciencias Sociales, esto es típico de una país bananero que pretende jugar en las ligas mayores. Recuerdo que cuando trabajaba en la Universidad Autónoma Metropolitana en Iztapalapa en México, la división de Ciencias Biológicas y de la Salud crearon una licenciatura de Ingeniería en Alimentos, sin embargo para hacer efectiva ducha opción tuvieron que reforzar las ciencias básicas (matemáticas, físicas y químicas) y cursar el tronco común de las carreras de Ingeniería. Como siempre he tenido curiosidad para entender el concepto de Ingeniería Comercial he revisado algunos programas y me encuentro que en algunas universidades privadas no existe ningún curso de matemáticas sino solo un taller y ni hablar de física y química básica, si hasta le Quenita Larraín es Ingeniera Comercial. Continue reading

Huevón

Mexicano
Con todo respeto, dedicado a Nancy
Si hay algo que caracteriza a los chilenos donde quiera que ellos estén es el uso y repetición del vocablo huevón, es algo así como el olor a curry que caracteriza a los habitantes de la India. En general en las conversaciones entre dos chilenos se escucha muy seguido solo un sonido “on”, como por ejemplo “ya puh ‘on” lo cual significa “ya pues huevón” o “hola ‘on” con su natural sentido de “hola huevón”, su uso se ha hecho tan común que forma parte del folklore nacional y se ha ido expandiendo por la sociedad, basta ver unos cinco minutos cualquier telenovela de las de TVN para poder apreciarla, y en cualquier entrevista en los noticieros el entrevistado hace uso frecuente de ella. Si no me creen pregúntenle a la ministra Evelyn Matthei en sus delicadas conversaciones con los miembros de la oposición en el congreso (los trato de huevones de mierda). Sus derivados también se han hecho popular, el otro día a raíz de que un infante se salió de la guardería manejada por el Hogar de Cristo y fue encontrada en la calle, al preguntarle el reportero a la madre que pasó, ella solo dijo “no me pregunten huevadas”.
Continue reading

Matar un Ruiseñor

Victor Jara Los gringos del norte del hemisferio tienen una filosofía con respecto a los muertos que es cierta en casi todos los casos, en el proceso de duelo debe haber un instante en que los deudos, o el deudo, debe de admitir que efectivamente el ser querido ya no está con él y este paso no es fácil, ellos dicen que hay que dejarlo partir, (let him/her go) y en el momento en que se toma dicha decisión empieza un lento proceso que de ninguna manera significa el olvido, no, es un momento en que se quedan con nosotros las acciones e influencia con que el que ya partió nos ha dejado y la herencia moral e ideológica que nos servirá de guía en el futuro. Obviamente muchos individuos con el paso del tiempo olvidan las enseñanzas y siguen caminos totalmente opuestos y contradictorios, ejemplos tenemos muchos y es fácil encontrarlos con la Concertación en la política de Chile, probablemente a partir del 11 de septiembre del 73 empezaron un proceso de duelo que duro unos pocos años con un rápido paso al olvido y a la traición.
Continue reading

Carta del subcomandante insurgente Marcos al pueblo rebelde de Chile

Image

A la juventud chilena:
Hermanos y hermanas de Chile.
Les hablo a nombre de las mujeres, hombres, niños y ancianos del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, indígenas mayas en su inmensa mayoría, que resistimos en las montañas del sureste mexicano contra el neoliberalismo y por la humanidad.
Reciban todos y todas, jóvenes chilenos, nuestro saludo zapatista.
Agradecemos a los hermanos y hermanas que hoy nos dieron la oportunidad de
que nuestra palabra llegue hasta el Chile rebelde. Pedimos para ésta nuestra palabra, un lugar en su rabia de ustedes, en su dolor y, sobre todo, en su esperanza.
No voy a hablarles de los zapatistas mexicanos, de nuestra lucha, de nuestros anhelos, de nuestros sueños, de nuestras pesadillas, de nuestra resistencia. Después de todo, comparados con los hombres y mujeres, particularmente los paridos por estas tierras, que han iluminado los cielos de Latinoamérica, los zapatistas seguimos siendo aún una lucecita débil y lejana.
Continue reading

Los carabineros de Chile

Image

Pacos 2

En el sitio WEB de Radio Bio Bio en la edición de hoy 17 de septiembre del 2011 aparecen las declaraciones del diputado UDI Hasbun y en la parte de los comentarios se puede leer uno que es mas que un comentario, y me he tomado la libertad de reproducirlo en toda su extensión.
Sábado 17 septiembre 2011 | 13:20
¿SE MERECEN FLORES LOS PACOS?
DESDE SU FUNDACIÓN AL GOLPE FASCISTA
El 25 de diciembre de 1931, durante el gobierno de Juan Esteban Montero, carabineros llevaron a cabo una cacería de comunistas en la ciudad de Vallenar, asesinado a más de 30 dirigentes y militantes.
Continue reading

Desde Venezuela

Image

He recibido este documento desde Venezuela, escrito por mi compañero, amigo y camarada de la Universidad de Chile Maino Bahamondes Allende por allá por los años 60, donde me pide su difusión.

He leído con nostalgia de alumno universitario, el artículo de Manuel Cabieses “No aflojen Cabros” de la revista Punto Final, donde aparecen opiniones de la Dirigente Estudiantil Chilena Camila Sepúlveda. Me parece que los jóvenes chilenos que nacieron bajo la dictadura y que hoy asisten al liceo o a las universidades, están de nuevo empujando esa piedra del Mito de Sísifo, esperando una renacionalización del cobre, Continue reading